Skip to main content

 

Comparte en:   

Tener una alimentación sana y balanceada es el objetivo de muchas personas. Sin embargo, aunque te preocupes por seleccionar vegetales, hortalizas o frutas en el supermercado, es casi imposible saber de dónde vienen y por cuáles procesos han pasado antes de llegar a tu mesa. ¿La solución? Hacer tu propia huerta.

En 4Life Seguros pensamos que tener una huerta en casa no solo te permitirá producir alimentos de calidad, naturales y adaptados a tus preferencias, sino que además te proporcionará un espacio de tranquilidad, compromiso y desconexión con el estrés diario.

¿Por dónde comenzar?

Muchas personas tienden a desanimarse ante este proyecto por pensar que, al vivir en entornos urbanos, una huerta es una tarea casi imposible. ¡Pero no lo es! Todo lo que debes hacer es tener una buena planificación.

Y para hacerte el trabajo más sencillo, 4Life Seguros te entrega seis consejos para empezar:

1. Elige el lugar ideal

Algunos de los lugares más propicios para tu huerta son patios, jardines, balcones o terrazas. No obstante, es posible construir una pequeña huerta en la ventana de tu cocina o en cualquier lugar que disponga de luz solar.

Al hacer la elección toma en cuenta estos tres factores: el acceso a la luz solar -que debe estar disponible entre 5 y 6 horas al día-, la orientación -que en el caso de Chile debe ser hacia el norte- y el acceso a una toma de agua.

2. Selecciona lo que vas a plantar

Si cuentas con un espacio amplio, podrás cosechar casi lo que quieras, pero sí en cambio cuentas con un espacio pequeño, considera sobre todo las hortalizas de alto rendimiento, como los tomates y vegetales de hoja.

Recuerda que cada especie tiene que respetar una época para su siembra, por lo cual la recomendación es tener un calendario de siembra. Por ejemplo, octubre es un buen mes para plantar cebollas, tomates, lechuga o berenjenas.

3. Prepara tus materiales

Puedes usar desde maceteros comunes, hasta cajones, recipientes verticales, botellas o mesas de cultivo, todo va a depender del espacio que tengas.

Lo importante es que elijas cada recipiente pensando en el tamaño de la siembra; por ejemplo: más profundos para aquellos que necesitan espacio para las raíces, y menos profundos para los que no.

También debes asegurarte de que estos recipientes tengan agujeros en el fondo, de modo que drenen el exceso de agua. Incluye en la lista de herramientas: guantes, palita o cualquier otra que consideres necesaria.

4. La tierra

La tierra perfecta para tu huerto debe ser fértil, ligera, aireada (para que las raíces no se pudran) y llena de nutrientes.

Una buena opción es usar un sustrato universal, que te servirá para plantar todo tipo de vegetales.

5. ¡Llegó la hora de plantar!

Puedes elegir entre la siembra indirecta y la directa. La primera consiste en germinar tu producto en un entorno protegido de vientos, lluvias o heladas y luego trasplantarlo al lugar definitivo.

La segunda, en cambio, es plantando directamente la semilla en el sustrato preparado a una profundidad no mayor al doble de su tamaño.

6. Cuida y protege tu cosecha

Lo más difícil está hecho, ahora debes asegurarte de regar tu siembra a la hora adecuada (temprano en la mañana o tarde en la noche). En cuanto al sol, lo ideal es que tus plantas lo reciban, pero si ves un exceso de este, podrías controlarlo con una malla.

¡Ya tienes tu huerto casero! Ahora debes cuidarlo y disfrutarlo. 4Life Seguros te recuerda: estar atento a las plagas, realizar una rotación de cultivo y abonar de acuerdo con las especificaciones del fertilizante.

 

Fuentes de información (URLs) (2)

1. chilehuerta.cl/2019/.../08

2. news.agrofy.com.ar/noticia/.../174725

¿NECESITAS AYUDA?